Resultados IV Campaña de 40 Días por la Vida

Milagros de amor

Con profunda alegría registramos que en nuestra pasada campaña, 38 bebés que estuvieron en peligro de ser abortados fueron preservados de la muerte y hoy su corazón sigue latiendo más fuerte que nunca! 

Ha sido la campaña más exitosa en vidas salvadas desde que comenzamos este apostolado en Colombia, alcanzando más de 75 bebés en dos años de trabajo. Nos sentimos muy felices por estas madres y familias que muy pronto verán en el rostro de esos niños la presencia amorosa de Dios en sus vidas: 12 bebés en Bogotá, ocho en Pereira, cinco en Medellín, tres en Bucaramanga, tres en Barranquilla, y uno en Cartago, Tuluá, Popayán, Manizales, Pensilvania, Santa Bárbara de Pinto y Cúcuta. Estos milagros de amor son sólo aquellos casos que hemos podido conocer pero estamos seguros de que hay muchos más. 

Nuestra familia 40 Días sigue creciendo: un ejército de 3.908 defensores de la vida que fueron a orar con nosotros en las 20 ciudades en donde se realizó la vigilia. Muchas comunidades, grupos, parroquias y personas del común comprometidas con la causa de la vida han encontrado en 40 Días por la Vida una oportunidad para servir a Dios utilizando su sencillo modelo de oración, ayuno y vigilia pacífica. 

Fuente: http://nl.gobrilliant.com/cua1502201701/edicion3/

El Auditorio de la Universidad Sergio Arboleda fue el escenario en el cual la Fundación Derecho a Nacer, gracias a la alianza establecida con esta prestigiosa institución de educación superior, realizó el Congreso Familia & Fertilidad los días 26 al 28 de mayo de 2016.

El Congreso de Familia & Fertilidad Aliados al Servicio de la Vida, fue planeado para expresar la importancia de la vida humana por nacer dentro del matrimonio, propiciando un encuentro de reflexión por la defensa de la familia, cuna de la vida y salvaguarda del regalo divino de la fertilidad y, para encontrar aliados que promuevan el avance del Modelo Creighton en Colombia dada su importancia como modelo de enseñanza aprendizaje para educar a las familias que quieren vivir santamente el don de la Fertilidad, de la mano de profesionales que se formen en este Modelo, tanto para el Cuidado de la Fertilidad como en NaProTechnology, sirviendo a Dios a través de la ayuda a la Familia & a la Fertilidad.

Este Congreso contó con la participación de brillantes expositores en el campo de la medicina, el derecho, la bioética y el magisterio de la Iglesia, de Colombia y del Exterior, que pusieron en evidencia la excelencia de las calidades académicas, profesionales y personales que se han puesto al servicio de la vida y de la familia. Con una nutrida participación de fundaciones ProVida, médicos y docentes universitarios, entre otros, el Congreso permitió develar un horizonte amplio y prometedor de trabajo por la defensa de la vida y de la familia en nuestro país, generando nuevas iniciativas y planes de acción a partir de los lazos tejidos entre los asistentes.

Se presentaron contundentes estadísticas que evidencian cómo los esfuerzos del gobierno por consolidar la cultura de la contracepción, el aborto y la ideología de género, tienen al país posicionado en los primeros lugares en Latinoamérica y el mundo, en embarazo adolescente, divorcio y familias uniparentales con un impacto directo en el crecimiento de los índices de pobreza a nivel económico y de una ecología familiar que no favorece la formación de individuos plenos, felices y con proyectos de vida sólidos que construyan un mejor país.

Se planteó la urgente necesidad de fortalecer la legislación en Colombia para subsanar los vacios legales que existen en temas de vida y de familia, como la maternidad subrogada, creciente negocio en Colombia que lleva a concebir a las mujeres como un producto que se vende al mejor postor para traer niños al mundo privados del derecho de conocer a su madre biológica y en muchos casos de la vida misma cuando se insta a la madre a abortar a su hijo porque no satisface las exigencias de calidad del contratante, dejando de lado la belleza de la adopción como medio para traer hijos a hogares con padres deseosos de brindar amor, padres que si bien no los engendran en el vientre, los engendran en el corazón.

Así mismo, se demostró cómo las técnicas de reproducción asistida, además de ser inaceptables desde el punto de vista de la bioética, representan altísimo costos que podrían ir en detrimento del patrimonio público si logran ser insertadas en el Plan Obligatorio de Salud; rompen los sueños de tantas parejas que anhelan un hijo en casa porque su efectividad es muy limitada; ponen en riesgo la salud de la mujer por los embarazos múltiples que podrían ser incluso de más de 3 bebés a menos que se recurra a la reducción embrionaria o al aborto de los bebecitos. Por último pero no menos inquietante, las técnicas de reproducción asistida están aún en período de prueba porque si bien se ha podido lograr traer niños al mundo ellos son muy jóvenes, lo que deja en el terreno de la incertidumbre la posibilidad de anomalías genéticas y morfológicas producto de la experimentación, congelación y descongelación, punción ovárica y extracción de células para selección embrionaria.

Se evidenció la urgencia de “Educar en el amor y para el amor”, porque en general, está ausente del sistema educativo formal escolar y universitario. No existe un desarrollo gradual y sistemático de aspectos de alto impacto en la vida personal e interpersonal que pueden integrarse en el concepto de “Amor Sólido”: la igualdad y la diversidad entre un hombre y una mujer no solo en lo biológico sino en la sensualidad, la afectividad, la inteligencia emocional, la voluntad y la comunicación; la diversidad de tipos caracterológicos y temperamentos; el proceso de maduración del amor sexuado (encuentro, noviazgo, comunión y comunidad); la distinción entre el fenómeno emotivo y efímero del flechazo y la realidad afectiva de posible permanencia del enamoramiento; criterios para el acierto en la elección de la pareja.

Se hizo un llamado urgente a la conformación de veedurías ciudadanas uno de los mecanismos de participación que constituyen el empoderamiento de la ciudadanía, pues La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece (Art. 3 Constitución Política de Colombia). Es necesario manifestar como ciudadanos nuestra soberanía a través de los recursos que nos provee la Ley, retomar el control para frenar los excesos de la Corte Constitucional, 9 ciudadanos,  cuyas decisiones han sido emitidas en detrimento de la vida y de la familia, contraviniendo el sentir mayoritario del pueblo.

El Congreso presentó de manera contundente a los asistentes las bondades del Modelo Creighton y la NaProTechnology (Tecnología de la Procreación Natural por sus siglas en inglés), teniendo en cuenta que conforme la pareja va aprendiendo más de sus fases naturales de fertilidad e infertilidad, empezarán a entender la importancia éstos regalos. A diferencia de los anticonceptivos, el Modelo Creighton trata la fertilidad como un proceso natural y saludable, no como una enfermedad. El reto de vivir en armonía con la fertilidad de ambos es, generalmente, uno de los aspectos más significativos en el uso de éste sistema. La mayoría de las parejas encuentran que el mutuo respeto y amor mantienen su crecimiento mientras entienden y aprecian el incremento de su fertilidad. Es un sistema que está firmemente basado en el respeto de la vida humana, de la dignidad y de la integridad del matrimonio. Los más beneficiados por el uso de éste sistema son la pareja y su familia.

Con gran certidumbre se dio a conocer que el índice de éxito de la NaProTechnology es el doble respecto al de la fecundación asistida por porcentaje de nacimientos de parejas que siguen los tratamientos, y cuesta once veces menos, pero es realizada por pocos médicos en todo el mundo. La diferencia entre la NaProTechnology y la fecundación in vitro consiste en el hecho de que en la primera la cuestión fundamental es el diagnóstico de las causas de infertilidad, se busca una explicación médica de porqué una pareja no consigue procrear y, por tanto, se intenta eliminar el problema y “ajustar” el mecanismo natural, volviendo a darle su armonía. En el procedimiento in vitro, en cambio, el diagnóstico de las causas no tiene importancia, los médicos quieren sencillamente “burlar el obstáculo”, llevando a cabo una fecundación artificial. Con la Tecnología de Procreación Natural el tratamiento resuelve el problema de la pareja brindándoles la oportunidad que después puedan tener otros hijos. Mientras que con las tecnologías de reproducción asistida, los cónyuges no se curan y siguen siendo una pareja estéril, y para tener más niños deberán siempre confiar en un laboratorio.

Por último, el Congreso dejó una reflexión muy significativa, la importancia de unirnos y de profesionalizarnos para crear estrategias y contar con herramientas con las cuales se pueda enfrentar el reto actual: defender la vida y la familia.